Blogia
Un viaje de pensamientos

SAMBEANDO 2009

SAMBEANDO 2009

Dibujo original de Bhur On Tour - Homenaje al Sambeando 2009

Un miércoles de Septiembre es un buen día para quedar con uno de los tres mejores graffiteros que conozco y colocar todos los asientos de la furgo, almorzar maravillosamente bien con mi padre y decidir que el primer nombre de ciudad que veamos en cualquier parte trasera de un coche, será nuestro próximo destino de viaje. Y así fue, como si quisiese llamar nuestra atención, aquella chica nos adelantó por la derecha haciendo que nuestros ojos se posasen en esas tres sílabas de ciudad que nos pareció el mejor lugar para ir en ese momento.

Como también nos pareció que estaba suficientemente lejos, decidimos compartir el viaje con un equipo a la altura para aunar esfuerzos, y vaya si lo conseguimos. Nos cruzamos gran parte de la península entre música escuchada, música creada, sesiones de pagode, improvisaciones varias, artesanía en general, paradas, pegatinas para saber volver, peajes, gasolinera y juegos. Y cuando ya anochecía y el cielo había decidido refrescar el ambiente, mi primo Javi nos introdujo en aquella bonita ciudad como si la conociese desde siempre.

Entonces conocimos a la prima de todos, a la mujer más hospitalaria con la que hemos topado este verano, a una de las tres sonrisas más guapas del sur y a la única persona capaz de relajar al máximo a 8 samber@s el día previo a uno de los eventos más esperados del año. Ella nos descubrió la ciudad, sus rincones más bonitos, sus calles, parte de su historia, sus bares, sus tapas, su gente, su negocio, su clima y su vida. Nos mojamos y nos secamos juntos, nos empapamos por sus calles y su historia, nos mezclamos con su gente, nos sorprendimos paseando, nos reconocieron enseguida y también reconocimos caras conocidas y tras un repentino aguacero, José Luis nos guió de nuevo hasta casa, donde desmontamos el campamento y nos relajamos con su ayuda, con sus enseñanzas, hubiésemos escuchado sonar aquel cuenco durante días enteros. Fue divertido, fue en buena compañía y fue especial… es lo que tiene el Reiki.

 

De noche llegamos y de noche marchamos, ya estábamos al lado de nuestros destino final, de ese pueblo referencia de la samba y del ritmo a nivel nacional, de mucha gente a la que apreciamos y del resto de nuestr@s compañer@s y de nuestros instrumentos.

La llegada no pudo ser más espectacular, con el pueblo a oscuras, las últimas curvas en bajada las hicimos con unos fuegos artificiales dándonos una bienvenida de ruidoso color y de altura. Su gente pronto mostró su guasa, guiándonos hasta la boca del lobo, o del toro, que era de fuego y que pasó varias veces a pocos centímetros de nuestro refugio, que se convirtió pronto en el de otros muchos.

Pero ya habíamos llegado, ya estábamos allí y fue tan rápido saber que ya había merecido la pena el viaje, como lo que se tarda en ver al Lápiz con un José Luis a la espalda dirigiendo una batucada y al pecador que viene a confesarse y nos fundimos en un abrazo, en ese momento pones el contador a cero y van a ser muchos los abrazos sinceros, los besos sonoros y las risas que vas a compartir. Todo promete ser divertido, tal como fue…

Tomamos posesión en el campamento, con nuestra pulsera super-diversión y preparamos el primer Bocatta di mare para 5 personas, bueno de verdad!

Primera noche y al día siguiente había que guardar fuerzas para los primeros talleres, con maestros auténticos y geniales en muchos sentidos. Aprendimos ritmos, técnicas, historia, respeto y placer por lo que hacemos. Se sucedieron las horas entre letras cantadas, ritmos sentidos, reverencias a los dioses del Maracatú, miradas cómplices y muchas risas. Con buen humor puedes estar así durante días completos.

 

Mientras, comes en familia, tomas café con quienes no puedes quedar durante el año para verte en 20min. por muchas ganas que tengas de hacerlo, dejas tus mazas, te prestan unas baquetas, transportas amigos e instrumentos y todo con una sonrisa permanente en la cara de toda tu gente y de tod@s tus prim@s. Haces aprecio a los regalos recibidos, porque de perro ladrador es ser agradecido.

Pronto comenzará el concurso, y ya se sabe que en estos casos unos ganan y otros no, y no siempre los vencedores son los que más ganan, porque el premio del apoyo recibido y de observar como despiertas sensaciones en el público es muy valioso y ese no lo reparte el jurado, lo genera el grupo y deben apreciarlo y sentirlo porque vale mucho. Y esto ocurrió con un grupo de chicas que transmiten con lo que hacen, porque lo disfrutan, porque lo hacen bien y porque deben demostrarse a sí mismas que con su empeño son capaces de despertar muchas sonrisas a su alrededor, y al verlas da la sensación de que son la viva ilusión y el principio de algo muy bonito, sin límites.

Entre todos fuimos capaces de conseguir que lloviera donde no lo hace muy a menudo, y ese rato sirvió para pasarlo junto a la familia del sur, esperando que se calmase la lluvia, y charrrar a gusto y seguir riéndonos y haciendo planes de futuro.

En la carpa ya esperaban sorpresas el primer día, y homenajes a maestros de maestros, ya desaparecidos, pero que se pueden sentir orgullosos de la huella que dejan, y se demostró en el escenario, geniales! Buenas actuaciones, ración y media de improvisación, un poquico de ron y pal campamento, que cada vez estaba más poblado y en el que entre esa noche y la mañana siguiente recibiríamos al resto de los efectivos maños y muchas más caras conocidas a las que tenía ya ganas de ver.

 

Ya va quedando el tiempo justo para el último ensayo, que nos hace coger confianza, pero sólo gracias a la regla no escrita de: último ensayo horrible, actuación genial! Me pierdo los últimos ratos de Maracatú compartido pero asisto a la primera prueba de sonido no-aburrida de mi vida. Será porque conoces al técnico y a todos los que hay arriba, porque la vives entre cañas, porque mi primico se pone a hacer malabares y me hipnotiza, o porque las voces eran preciosas y las risas frecuentes, pero el caso es que al contrario de lo habitual, resultó un rato divertido.

Y ya sólo queda cambiarse, vestirse del color de la elegancia, pintarnos un@s a otr@s para hacer un poco el indio y salir a escena… a disfrutar durante una hora, a mostrar lo que llevamos preparando mucho tiempo, a ver cómo disfrutan tus familiares y amigos, a sentir cómo se te ponen los pelos de punta varias veces y a dar y recibir ánimos. Son momentos en los que levantarías el surdo para no bajarlo nunca, muy buenas sensaciones!

 

Uno siempre suele apreciar más lo ajeno que lo propio, pero es que en este caso, lo que venía detrás era para disfrutar como un enano, para gozar viendo, sintiendo y bailando lo que la mejor formación nacional del momento nos ofreció esa noche. Tenían sus sorpresas guardadas, me encantaron, y la del final me pareció uno de los gestos vacilones mejor ejecutados que he visto en los últimos años. También volver a ver cómo caminan tres timbas, siguiendo a sus tres caminantes, que andan a la perfección, se relevan, se hacen cómplices y se complementan de la manera en la que sólo los que han dedicado mucho tiempo, fuerzo y empeño son capaces de conseguir, para hacernos vivir a todos el Timba Inferno más auténtico. Es genial, y tal como le había prometido a uno de los mejores para mí, me tomé tranquilamente un ron mientras disfrutaba de lo que ell@s nos venían a ofrecer, y el siguiente lo dejé para tomárnoslo juntos cuando los dos ya habíamos bajado del escenario, y así lo hicimos. Fue un placer, fue mi primera vez y espero poderlo repetir muchas más y en inmejorable compañía.

Saludos, besos y abrazos al gusto para tod@s. Hasta pronto!


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

José Carlos -

Sin palabras... pakikoo que grande eres, sigue en tu linea, 1 abrazo enormee y besos pa to los mañicos!!

bhur -

uno de los tres mejores graffiteros y uno de los tres mejores maestros de reiki-cannabicos supongo!
El texto ya tiene su dibujo, homenaje al afro que nos recuerda el sambeando!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres