Blogia
Un viaje de pensamientos

DE VUELTA DE TODO

DE VUELTA DE TODO

Puntualmente puntual a la cita con el cuaderno de bitácora, acabo de llegar de viaje y aterrizar en muchos más sentidos que hace unas horas sobre la pista. Como no sé por dónde empezar, voy a hacerlo por el final que nunca antes lo había probado y a ver que tal sale…

Acabo de sacar mi bolsa nueva de canicas o bolinchenkren , recordando que he olvidado repartir una de ellas a cada un@ de los integrantes del mejor equipo posible para participar en la Champions League de unas cuantas cosas. Tal vez el olvido venga de que me he despedido sin ganas de hacerlo y con el cabreo de comprobar cómo algunas cosas no se tratan como merecen ser tratadas por quienes no merecen más que una tocada de huevos y una bajada de humos…

Hasta entonces, y con buena compañía alrededor, todo ha salido genial y desde luego ha sido inolvidable. Si vas volando y volando vienes, lo que está seguro es que por el camino te entretienes. Tanto, que apenas duermes más de lo inevitable y es a cambio de conversar a gusto, tocar algo, probar varios tipos de cervezas, cundir por la calle, cerrar tratos increíbles, echar alguna foto chula, descubrir una bonita ciudad, salir al balcón, aprender juegos de cartas, hacer viejos juegos de magia, inventar chistes, hablar en otro idioma, quitarse el sombrero, recordar lo cercano y dibujar  lo lejano… y desayunar para irte a dormir!

La ocasión merecía todo lo que nos apeteciese hacer a cada momento. Y sobre las 2 a alguien le apeteció acordarse de que era el cumple de Cuni y decidimos compincharnos para cantarle la versión rumbera del Cumpleaños Feliz! y luego nos apeteció regalarle un descapotable, y varias rubias, un rayo de sol y un mechero y a los que quedamos nos apeteció salir a dar una vuelta con José Luis con los riesgos que conlleva en esos momentos.

La vitamina-R de la celebración, tal vez nos envalentonó en exceso pero finalmente, sin consecuencias negativas en la carrera de obstáculos que hicimos y con una buena cantidad de objetivos exitosos conseguidos y otros apetecibles rechazados por su dificultad máxima. Finalmente, conseguimos un nuevo territorio conquistado, la ejecución fue magnífica, la técnica arriesgada, el aprendizaje progresivo y el esfuerzo impagable. El cumpleañero nos invitó al empezar un nuevo día a un fabuloso, relajado y apetecible desayuno muy completo. Así, sale adelante por méritos propios la propuesta de hacer oficial una nueva victoria fuera de casa teniendo en cuenta el valor doble de los goles en campo contrario!

 

Y hasta ahí, pues nos había llevado directicos, fundamentalmente una barra que evolucionaba abierta las 24h con sorpresas cada dos por tres aunque con el mismo paisaje por las ventanas, tal vez por eso nos decidimos a bajar. O tal vez, un amanecer en día laborable, un par de paseos por una de las ciudades más grandes de Europa, un río cruzado y descruzado, una cena típica y una sobremesa muy bien jugada con la parroquia local, aprovechando la ventaja que les llevamos en algo de las poquitas cosas en las que les llevamos ventaja, aunque siempre acaban por defraudarnos. La historia de un original hippie que recorrió la península y el norte de África en una Bultaco, nos impresionó tanto que nos pidió alegría, se la dimos y  le pedimos que compartiese su alegría con nosotros y lo hizo tan en serio que dejó las puertas abiertas a todo lo que iba a venir después.

 

Hay fotos de todo, seguro que pronto las podré ver. Si que vimos el museo de Historia, bueno al menos por fuera. La plaza del pueblo que sobrevive, para poder probar una windbrust y alguna que otra jarra de cerveza, vimos conejos y corrimos detrás de ellos como si no lo hubiéramos hecho nunca, aunque luego había sitios donde estaban todos juntos, bien cerquica del alojamiento, e incluso en el propio alojamiento.

Y varios ratos nos mojamos a gusto, sin importarnos en absoluto! Estábamos explorando el terreno y abriendo nuevas rutas que luego ayudan a seguir nuestros pasos, e incluso a orientarnos a nosotros mismos.

Nos relajamos después de unos días boleando y disfrutando, pasamos el periodo de adaptación y subimos como los buceadores, poco a poco hacia la superficie. Nos alimentamos bien, pero seguimos sin dormir. Probamos leche que sabía a leche y fruta de novedad.

En los trenes nos apretamos y nos apretaron más de la cuenta, pero entre el mínimo espacio siempre cabe una pegatinica llamativa, como la que verán los japoneses hoy al entrar a  lavarse las manos. Ya volveremos otro día para usar la cama pa lo que hay que usarla. Mientras quedan los recuerdos y las extrañas despedidas, con ganas de seguir y de volver a juntarnos a menudo para ver si sabemos por qué a las salchichas les llaman Frankfurt y de paso aprender siempre algo, echar un muy buen rato y unas risas compartidas y seguir disfrutando de nuestros caminos cuando los cruzamos.

Me he traído los recuerdos, no estoy muy seguro de que sean los más típicos, pero son los que más me han gustado y me han apetecido, aunque el pan de kilo me va a durar unos días. Así que ahora toca Afren seinsg hiarsenbir jürgen kaldetmond achtungle y mañana seguimos… aunque ya no estemos en Katfrung

Hasta la próxima,artistas!

Foto: Dibujo original de BHUR on tour

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

javi sambiosis -

como siempre paquito!!... impresionante, a todos los que estuvimos ayi nos tocas el alma y nos haces soltar carcajadas de felicidad y sobretodo a los que participamos en la expedición jose luis,jajaja estoy convencido de que esto es solo el principio, muchas gracias por estos raticos que recordare siempre :) 1abrazo mamones nos vemos pronto otra vez con los putos tambores acuestas, se os quiere muchooooooooooo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres