Blogia
Un viaje de pensamientos

SONRIENDO

SONRIENDO

Mis rizos y yo llevamos unos cuantos días cundiendo por la ciudad de Zaragoza, centro, casco antiguo, barrrios, zonas de nueva creación, parques, plazas, buses y carril bici (imaginario) especialmente.Y tras un breve, original y reflexivo estudio podemos afirmar: “ ¡QUÉ MAJA ESTÁ ZARAGOZA …!” y decirlo con sentido afirmativo, positivo y también peyorativo. Últimamente por aquí se generan muchas más situaciones que antes, o quizás distintas a las habituales, fuera de la rutina más aburrida y burocrática.

Por la calle, o lo que queda de ella, se escuchan situaciones en una diversidad de lenguas más amplia, también lenguas próximas, que se hablan cerca y que realmente no se escuchan tan lejos.Los rostros de las personas con las que cruzas la mirada, ya no son en su mayoría de nariz chata, de fuertes facciones, de rasgos marcados, ni de ojos marrones. Sabes perfectamente quien ha viajado algo más de 300km para pasar por ahí en ese momento, para mirar distraída la ciudad, para disfrutar de los rincones que sólo encuentran unos pocos a quienes atrae respirar en esta ciudad y disfrutar de su historia y descubrir su tranquilidad que aún perdura en lugares fuera de los Most Visited Places.

Se empieza a notar desde hace un tiempo que en esa zona de Ranillas todo ha cambiado, que ese islote alredredor del cúal el río Ebro describe una de sus curvas más cerradas justo antes de pasar a saludar a la ciudad de Zaragoza y su gente, ese islote se ha transformado de unos campos de cultivo y zonas inundables, en una zona de exposición abierta al mundo, aunque esté vallada, de nueva construcción con enormes edificios, de cambio del paisaje de la ciudad, de visión llamativa, de unión, de diferencias, y de zonas inundables, evidentemente. Aunque el teatro vaya a durar apenas 3 meses y cobren entrada por acceder a ver lo nunca visto, se le puede conceder una oportunidad, claro que sí.

Que sea por el aspecto de las riberas, por la limpieza en la margen izquierda, por las zonas verdes, por las comunicaciones de esta ciudad, por los carriles, por el paisaje, por poder pasear junto al río, por cruzarlo por más sitios, que sea por mejorar y que sirva para corregir errores.

Se equivocan quienes piensan que debemos demostrar muchas cosas, no es así, es a nosotros a quienes nos deben demostrar que merecen el esfuerzo, que lo prometido no ha sido mentira, que no fueron promesas, que son hechos y que no nos han engañado una vez más. Porque todo esto, hace tiempo que nos lo hemos demostrado a nosotros mismos, que sabemos quienes somos, que actuamos con rasmia y que no reblamos nunca!

Mientras por la ciudad se pueden encontrar muchas más situaciones que hacen sonreír, hay que buscarlas desde luego, pero ya están aquí, y son verdaderamente dignas de vivir y de sufrir para que no te lo cuenten, para verlo y sentirlo. Una odisea ayer mismo llegar hasta allí en bici, por rutas alternativas de desvíos provisionales, sorteando zanjas, personas, vallas y bordillos, todo aventuras!

Está maja Zaragoza… en todos los sentidos, y están majos los zaragozanos y más aún las mañas, que les sienta estupendo el buen tiempo y a algunas hasta les brillan los ojos, y eso te hace sonreír y notas que puedes pasártelo muy bien a cada instante. Ya lo dice el reclamo que se han marcao: SONRÍE, ESTÁS EN ZARAGOZA! or SMILE, YOU ARE IN ZARAGOZA!

Si, finalmente, me tengo que marchar de aquí, te echaré de menos…

Vamos a volver al juego, premio para quien acierte donde está la imagen de la foto. Sin pistas… A observar!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

respondedor -

Creo que en 10 minutos me planto allí, aunque no lo aseguro.
Esta vez ya invito yo!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres